¡¡¡Ahora Basta!!!

Esta mañana leía en el Periódico un artículo de Risto Mejide. No suelo seguir a este autor porque desde el principio, siempre me ha parecido un poco exagerado. No por lo que dice, que muchas veces tiene sentido, sino por el modo en què lo dice. Creo que las palabras pueden ser afilados cuchillos que hay que utilizar con delicadeza y, elegir una forma poco justa para decir algo justo puede cambiar el sentido de las cosas hasta hacerte perder la razón. Como cuando dices algo gritando. Aunque estés en lo justo, si levantas la voz, dejas de tener razón.

Como siempre me decía mi padre, y que además multiplicaba hasta el infinito mi nivel de nervios, “no por gritar más tendrás más razón”.

basta

Bueno, a lo que vamos, esta mañana leía el artículo ‘Largaos’ de Mejide y realmente ha sido una revelación para mí. Como algunos de vosotros sabréis, hace ya casi tres años y medio que me fui y vivo en Italia, donde seguramente las cosas no están como para lanzar cohetes, sin embargo….ver noticias desde España, comprobar en qué se ha convertido el país y en la ausencia de soluciones que parece haber es realmente triste y desalentador.

Desde la distancia las cosas se ven con perspectiva y, os prometo, que la rabia es exagerada. Sobre todo, rabia creada por una sensación de impotencia y de desilusión por no poder confiar ya en nadie, por no tener ni una sola motivación por votar, por elegir ni por confiar.

¡¿Será posible!!?? De verdad, es posible?!

 

 

Ahora Basta

El artículo del publicista me ha hecho reflexionar respecto al nivel de cansancio y desesperación de los ciudadanos. Por primera vez he estado totalmente de acuerdo en su forma clara, concisa y agresiva de decir las cosas. Porque algunos parecen no escuchar un basta que está por romper la barrera del sonido.

¡¡¡¡¡¡¡¡BASTAAAAAAAAAAAA!!!!!!

Tienen que irse, y tienen que irse ahora, y tienen que dejar de tomarnos el pelo en televisión y de hacer lo que les de la gana con el dinero y con la dignidad de un entero país. Si tienen la responsabilidad de tomar decisiones, tienen que asumir las consecuencias de ellas. Y si se equivocan decirlo.  Basta echarse flores cuando las cosas van bien, o sea nunca, y dar la culpa a los demás cuando no es así.

Basta pagar justos por pecadores. Basta pobres cada vez más pobres o familias que no tienen ni para comer. Basta. ¿Dónde está la sociedad de bienestar que hemos construído cuando de verdad hace falta? ¿Dónde están las fuerzas de nuestro país hecho de personas honradas y de trabajadores?

Nuestros abuelos han sobrevivido a guerras, a hambre, a familias numerosas sin recursos…han salido adelante como han podido. ¿Y ahora? Somos pobres porque no podemos pagar el Iphone 5, no encontramos trabajo porque las empresas se han aprovechado de la crisis para recortar gastos….No dudo de la existencia de empresarios que realmente sufren por lo que está pasando con sus trabajadores a los que se ven obligados a dejar en la calle, pero conozco personalmente a muchos otros que se aprovechan de haber descubierto que el mismo trabajo puede hacerse con la mitad del personal.

¡Y, quéjate si tienes agallas! ¿Sabes lo que darían muchos por tener un trabajo como el tuyo de 11 horas al día por 1.100 euros si llega?

Pues así estamos. Y en todo eso, ¿qué hace el gobierno? trabajar por mejorar la situación y ayudar a los ciudadanos a salir de la crisis?

mmmmm……casi

Robar, mentir y evitar la responsabilidad.

Un gran ejemplo, sí señor.

Como decía Risto en su artículo, y nunca mejor dicho, LARGAOS. Porque ya no confiamos en vosotros, porque habéis demostrado tener intereses muy diferentes a los que habíais defendido y porque el país necesita de otro tipo de política y de prioridades.

Lo más importante, bajo mi punto de vista, es devolver la esperanza a las personas. Puede que muchos ahora estén pensando….”pero qué moral y qué esperanza si no llego a fin de mes”. Lo sé, yo también tengo gastos a mi cargo, y preocupaciones financieras, etc…pero no se puede seguir llorando o pensando que un futuro mejor no existe. Ese sería el fin. Este no es el peor episodio que ha atravesado nuestro país, y saldremos de esta. Pero el panorama que percibo ahora de mi tierra no me gusta, y no es el que quiero para mi hijo. La mayor prioridad ni preocupación mientras se vive no puede ser “llegar a fin de mes”, “o pagar el mutuo”, …. no creo que esa sea la actitud por muy mal que estén las cosas.

Yo prefiero decir BASTA, a toda esta gente que se permite de decidir por mi sin tener en cuenta mis necesidades. No quiero ni escucharles. No me interesa lo que tengan que decir, hace mucho que dejo de interesarme. No confío en ellos y, por eso digo BASTA.

Anuncios

La importancia de afrontar un día a la vez

La vida tiene sus pros y sus contras, siempre ha sido así y, como cualquier moneda, cada situación a la que nos enfrentamos tiene su cara y su cruz. Lo que no significa que sea fácil ver cada vez el lado más positivo y optimista. Al contrario. Solemos ver el lado más oscuro, como humanos y quejicas que  somos.
En varias ocasiones os he hablado de la dura decisión que supuso para mí, como para el resto de castellonenses en el mundo, dejar mi pueblo para intentar buscar mi sitio en Italia. No pasa un día en el que no piense en ello. Lo que no significa que me haya arrepentido, absolutamente no. Estoy convencida de que si empezamos a mirar atrás con demasiada frecuencia estamos perdidos.
Seguiré apoyando, desde este espacio, a todas las personas que decidan que ha llegado el momento de cambiar y apuesten por hacerlo. Con la seguridad de que su identidad sigue intacta, de que siempre habrá un colchón al que regresar para dormir, pero con la determinación de mantener la vista hacia adelante y la cabeza erguida aunque les den patadas en las rodillas.
Una de las cosas más feas a las que hay que enfrentarse, necesariamente, cuando se cambia de posición por un largo periodo es la de perder a personas. En muchas ocasiones se cumple lo de que la distancia causa el olvido y, es inevitable, aunque duela es comprensible….sin embargo, como acabo de decir, duele. Al final te encuentras en la horrible situación de tener que ganarte la confianza de nuevas personas, que se convertirán en amigos (lo que no es fácil a partir de cierta edad y sin ir al colegio) y la insalvable distancia que se va creando entre tu y las personas con las que más tiempo pasabas.
No hay culpables. Es la vida.
La otra cara, la que más me gusta, de este argumento es la de descubrir personas y personalidades que han vivido siempre cerca de ti y a las que sin embargo no les habías dedicado el tiempo necesario. Tengo un ejemplo reciente, aunque no diré el nombre por cuestiones de privacidad (en internet nunca se sabe y además no he pedido el permiso para hacerlo). Os hablo de una persona a la que quizás la vida, durante los últimos años, no le ha tratado demasiado bien. Nada grave….es cierto, pero muchas gotas de agua golpeando la nuca en el mismo punto, al final duelen….¿o no?
Mientras me hablaba de su situación yo iba cayendo, sin darme cuenta, en la compasión….quizás reflejando lo que yo hubiese hecho en su lugar….HUNDIRME….no para siempre pero si momentáneamente…..Sin embargo, llegado un punto me dijo algo que guardaré en mi pequeño cajón de frases inspiracionales y recursos de motivación: “He decidido que voy a afrontar un sólo día a la vez”.
Eso significa no preocuparse por lo que ocurrirá el fin de semana, ni por lo que harás en vacaciones, ni por cuánto o cuando te pagará tu jefe, ni si la persona con la que hablas es de fiar o no…..Significa levantarse, sonreír y afrontar el día, tal cual…..caminar antes de correr para, quizás, evitar un tropiezo o que, almenos, sea menos fuerte la caída.
Una frase simple pero inteligente, de las que te hacen pensar.  Esta es mi situación, es mi vida, lo quiera o no, es lo que hay (como diría alguièn que conozco)…puedo llorar en mi habitación o puedo hacer algo, hoy…sin grandes planes, pero hacer algo hoy.
Carpe Diem.