Alex y Amelia en Malaysia

  • Amelia Trilles, La Pobla Tornesa
  • 30 anys
  • Kuala Lumpur, Malaysia

 
Amelia está casada con Alex Segura, un trabajador del sector cerámico castellonense, que se dedica sobre todo a la venta de pigmentos de color para las fábricas de cerámica en todo el mundo. En concreto, Alex es comercial para la empresa Itaca en el mercado asiático.

Un día en el 2006, la empresa le hace una propuesta comprometida a Alex que consistía en trasladarse a Malaysia para trabajar desde allí y poder entender mejor el mercado. Amelia, en aquel momento embarazada de tres meses, asegura que “la decisión no era para nada fácil, tuvimos que meditar la cuestión tranquilamente y poner los pros y los contras en una balanza”.
Al final entre los dos decidieron que las ventajas superaban las dificultades, por tanto la respuesta fue SI, con todo lo que conllevaba esta decisión.

En febrero de 2008, Amelia y Alex, hacen las maletas y viajan a Malaysia con un niño de 10 meses. “mi marido ya había estado anteriormente en KualaLumpur, donde vivimos ahora, pero para mi era la primera vez. Me decía que era una ciudad tranquila y muy asequible, donde se vivía bien, pero no puedo negar que me asustaba un poco todo aquello”.

Según Amelia, una de las grandes diferencias entre España y Malaysia es el cambio horario (7 horas de diferencia). “De vez en cuando, familiares y amigos aún nos hacen llamadas inesperadas en horarios extraños”. Otra diferencia sustancial es el clima que oscila entre los 28 y los 33 grados, con una humedad que supera el 82%, “además llueve mucho todo el año, sobre todo durante marzo y abril o de septiembre a noviembre”. Este es uno de los factores que hace posible que Malaysia sea uno de los países del mundo con mayor espacio verde, bosques y vegetación.

Una de los principales obstáculos a los que tuvo que enfrentarse Amelia cuando llegó a Malaysia en el 2008, era la poca capacidad de adaptación que al principio mostraba su hijo Joel, de 10 meses. “Cada vez que salíamos a la calle, Joel lloraba durante todo el tiempo hasta que entrábamos en algún local con aire acondicionado y para mí era un drama. Por fortuna que se fue acostumbrando a las altas temperaturas y al calor”.

Entre España y Malaysia, por otra parte, existen muchas diferencias culturales. “Por ejemplo, en casa se está siempre descalzos e incluso los niños no se ponen los zapatos para ir al cole, por tanto ahora cuando vamos a España, Joel no quiere ponerse ni zapatos ni chaqueta”.
Por lo que se refiere a la comida, los contrastes también son elevados. “Se cocina con muchas especias y los platos suelen ser bastante picantes. Yo cocino platos españoles siempre que encuentro los ingredientes, lo cual tampoco es fácil”.

“Lo que me resulta más pesado de vivir aquí, es la distancia. Venimos de un pueblo pequeño y estoy acostumbrada a tener a la familia y a los amigos muy cerca de mi….les echo mucho de menos”.

KUALA LAMPUR

La capital de Malaysia tiene más de tres millones de habitantes y una superficie de 243 km cuadrados. Se trata de una ciudad mayoritariamente musulmana en la que conviven tres culturas diferentes: la china, la india y la malaya. “No hay problemas de convivencia y es es una de las cosas que más me gusta de esta ciudad. Puedes ir a visitar un templo chino, ir a visitar un santuario hindu o ver una iglesia en la misma ciudad”.
Por otra parte, tiene más de 30 centros comerciales en los que “puedes encontrar lo que quieras, aunque hay que decir que los precios son bastante elevados”.

“Es una ciudad selvática y hasta conducir por el centro te parece conducir en medio de bosques y forestas, puedes ver monos que cruzan la calle o te vigilan desde los cables de la luz en cualquier momento”.

El idioma principal es el bahasa Malayo y el segundo el inglés, “por tanto es fácil comunicarse y hablar con la gente gracias al inglés”. Una de las cosas más curiosas y difíciles para Amelia fue el tener que acostumbrarse a conducir desde la parte derecha del coche, ya que Malaysia fue colonia inglesa y adoptó esta tendencia”.

La moneda principal, es el Ringuit (RM) equivalente a 4,3 €.
 
Hace ya tres años que Amelia y Alex viven en esta ciudad malaya, “se trata de una experiència preciosa e inolvidable que nos ha permitido conocer gente de todo el mundo y esto vale realmente la pena”. Amelia asegura orgullosa que “mi marido ha mejorado mucho en su trabajo, yo ya hablo inglés y mi hijo habla español, inglés y algo de chino mandarín”.

Amelia está embarazada en las últimas semanas de su segundo embarazo y asegura, sonriente, que su segundo hijo Alex Segura, nacerá en Kuala Lumpur. Si cuando se acabe el contrato de mi marido, dentro de dos años, vuelven a España, “un trocito de nuestro corazón siempre estará en Malaysia”.

Desde Castellonenses en el Mundo queremos dar las gracias públicamente a Alex y Amelia, por su disponibilidad y por ilustrarnos sobre un país absolutamente desconocido para la mayor parte de nosotros. Es increíble la capacidad de reacción y adaptación de las personas que, sin miedo y con la fortaleza de todos los que les apoyan, afrontan una nueva situación desconocida, difícil e insegura. Nadie dijo que fuese fácil pero tampoco dijeron que fuese imposible. Les deseamos que vaya muy bien el nacimiento de Alex Segura y esperamos que Joel nos dedique unas palabras en mandarín en la zona que comentarios de este artículo.

Gracias por tu visita a este espacio!!!!!

Anuncios