Marisol: “Me siento en un parque de atracciones llamado Mundo”

·         Marisolmarisol perfil

·         33 años, Nules

·         Benidorm, Italia, Irlanda y la India

 

Estimados castellonenses y amigos del blog. Hoy finalmente tengo el placer de presentaros a una de las castellonenses más intrépidas que conozco. Dios sabe lo que nos ha costado conseguir esta historia, pero la espera ha valido la pena. Se llama Marisol, es de Nules y desde hace varios años ha ido cambiando de lugar en el mundo, siempre en busca de aventura, de crecimiento y de nuevas oportunidades. Creo, y lo comprobaréis a través de la historia, que se trata de una persona inteligente, luchadora y de un gran ejemplo de que la buena suerte puede buscarse. No hay que esperarla porque podría no llegar. Esta es una de las cosas con las que me quedo de las palabras de Marisol. Ella misma ha contado su historia, espero que os guste, os inspire y os sirva.

Jéssica

Primeros pasos

Dos años han pasado desde que recibí un sms, Castellonenses  por el Mundo quería saber de mí.

En aquel momento yo vivía en Roma y les dije que les escribiría algún día.

Y llegó el día. Subida en un rickshaw por las calles de Mumbai en Monzón me decidí a escribir.

Nací en Castellón, estudié la Carrera de Arquitectura Técnica en Valencia. Para que todos nos entendamos Aparejadora, como antiguamente se llamaba, e Ingeniero en Edificación como se llama actualmente. Es muy gracioso estar colegiada en EOAATIE de Castellón (Escuela Oficial de Aparejadores, Arquitectos Técnicos e Ingenieros en Edificación de Castellón), cada vez hay más letras. Es lo que tiene el haber nacido en el 80. Después de mis estudios, yo inquieta como siempre me salió la oportunidad de marchar un poco más al sur, Benidorm. Después de haber trabajado 3 años, volví a casa, Nules. Ese pueblo costero que todo el mundo conoce, vayas donde vayas siempre hay alguien que tiene un amigo, un familiar, que ha oído hablar o que simplemente te dicen que han pasado por allí.

Después de dos años duros trabajando como autónoma y trabajos extras para poder pagar autónomo, seguros, colegiado, para ejercer como Arquitecta Técnica, recibí una propuesta: un curso de verano en Roma. Siempre quise ir de Erasmus a Roma, así que antes de dar el sí, empecé a hacer las maletas. Los tres primeros meses estuve en casa de un amigo también de Castellón, del pueblo vecino a Nules. Él fue el primero en vivir mis aventuras fueras de casa y la persona que me abrió el camino, alguien que admiro muchísimo. Después de los tres meses volví a Nules a por más maletas.

marisol italia

Cuando trabajaba en Benidorm solía ir bastante a un estudio de arquitectura. Me gustaba mucho como trabajaban, sobre todo los proyectos en Dubai. Siempre le decía a la Arquitecta que quería ir a Dubai a trabajar con ellos. Pero donde iba yo, si mi Ingles era 0, ni básico. Hace unos meses visite Dubai.

De Benidorm a Roma y de Roma a Dublín

Casualidad, destino o llamémoslo como queramos, la Arquitecta tenía un compañero en Roma trabajando en un estudio de Arquitectura, así que nos puso en contacto.

Nos conocimos tomando un café en la cafetería el Pantheon, en la misma esquina del Pantheon y ahora tomamos café en Di Bella coffee en un bookshop en Mumbai.

Trabajé en el estudio de arquitectura, un contrato de prácticas, si los dos proyectos donde andaba metida iban hacia adelante tenía asegurado un contrato por unos años. Después de nueve meses viviendo al lado del Pantheon y trabajando en la misma piazza delle tartarughe, cogí maletas, pase por Nules y me fui a estudiar ingles a Dublín.

Así, sin más, ya era hora de ir a por esa asignatura pendiente, el inglés.

Marisol estudiando en Irlanda

Marisol estudiando en Irlanda

Dublín no me gusto, aunque no olvidare los momentos vividos en Isaacs hostel. Después de estar 44 días viviendo en hostels, me fui a Galway. Aunque tengo que confesar que no cargué con mis maletas todo el tiempo, otro castellonense abrió las puertas de su armario y en el fondo de el me cuido mi súper maleta y me ayudo a cargarlas al coche para marchar a Galway. Un lugar encantador donde vivía en una casa típica Irlandesa con 3 chicas Irlandesas. Fue otra experiencia donde descanse y dormí más que en toda mi vida.

Mi ingles había pasado de 0 a básico, así que decidí buscar una familia y ponerme a trabajar como au pair. Algo en lo que había pensado hacer alguna vez, esos veranos en la playa de Nules que pensaba que podía hacer mientras todo el mundo se echaba hacer la siesta.

Así que prepare otra vez las maletas. Lo tenía todo preparado para irme un martes y el sábado antes cuando un amigo me acompañó a casa después de tomar unas guinness, unos mensajes y un par de llamadas me dejaron inquieta y sin dormir bien. Algo me decía, que algo estaba a punto de cambiar.

Mi compi de Roma, quería hablar conmigo, me dejo un mensaje para conectarme en la mañana del domingo por skype.

De Roma a la India

Aquella mañana de domingo hablamos durante 3 horas, hacía meses que no hablábamos. Después de aquella llamada, cambie mis planes. Me propuso ayudarle a montar una empresa en la India, me ofreció un billete de avión de ida y vuelta de 3 meses. Así que pille las maletas que ya tenía preparadas y pase por Nules a cambiar las maletas de invierno por las de verano.

Marisol trabajando en la India

Marisol trabajando en la India

Ya llevo 10 meses viviendo en Mumbai y el 13 de Mayo mi socio y yo registramos nuestra empresa  QDesign en Mumbai.

Marisol: “Claro que lo tengo, todos los días, pero yo voy hacia adelante”.

Dos años muy intensos, Italia, Irlanda e India, mucho esfuerzo, trabajo, paciencia y mil y una historias que contar. Estoy muy contenta del paso que di hace dos años.

Un día en el restaurant Impiccetta en Trastevere en Roma, cenando con un amigo, antes de irme a Irlanda. Me preguntó: y tú no tienes miedo? Yo le dije: “claro que lo tengo, todos los días, pero yo voy hacia adelante”.

Si me volviese a preguntar lo mismo ahora, no sé qué le contestaría.

Me preguntan si me gusta la India, yo siempre digo lo mismo, no importa donde estés, sino lo que haces.

Y lo más gracioso es cuando me preguntan si echo de menos algo. Claro que sí, a mi familia, a mi gente y a todas esas personas que tengo al otro lado de la BB.

Y muchos me preguntan que cómo me siento en estos momentos y solo se me ocurre decir: cómo si estuviese subida en una montaña rusa en un parque de atracciones llamado Mundo.

MARISOL J.

 

 

Anuncios

Miguel Álvarez: “jo m’en vaig a Brasil”

  • Miguel ‘Alvarez,
  • Castelló de la Plana
  • 28 anys
  • Brasil

Avuí a Castellonenses en el Mundo coneixerem un lloc molt diferent als que, segurament, estem acostumats. El cas es que Miguel Àlvarez, castellonenc com el que més, va decidir anar a passar una temporadeta a Brasil, a provar sort i a viure una experiència i si, va resultar ser tota una aventura plena d’anecdotes i emocions.
Quan Miguel parla de la seva estada a Brasil, concretamente a Florianòpolis, estat de Santa Catarina, parla de una experiència molt positiva  que li ha ensenyat molt i li porta molt bons records.
Miguel es una persona lluitadora i amb moltes ambicions, el cas es que desde que tenia 17 anys ha viatjat bastant, sobre tot per a millorar l’anglés. “Tot va començar per l’any 2000 quan una professora a l’institut em va proposar el anar-me’n fora a estudiar un poc d’anglés, jo no ho havia pensat mai”. En aquell moment, jove com era, Miguel va decidir anar a Limerick en Irlanda, un mes per a millorar la llengua. “Tota una molt bona experiència l’eixir de casa amb només 17 anys, en un altre país, una llengua diferent i vivint en una familia nativa, em va ensenyar molt”.

Quan Miguel va tornar a Castelló ja sabia que repetiria l’experiència i que tenia molts anys per davant per a poder conèxer món. “Vaig començar Enginyeria Química a la UJI, i quan estava en quart vaig començar a estudiar alemany per demanar una Erasmus a Alemania”.
Coses del destí, va haver un error en la petición de Miguel i li van donar una plaça per a estar un any d’Erasmus en la ciutat italiana de Modena, i clar, va dir que sí. “Si el destí havia decidit que havia d’anar a Itàlia, jo l’havia de creure”. Miguel definís els sis mesos que va passar en Italia com “els millors” de la seva vida.

Després, va tornar a casa i va demanar una nova beca per a finalitzar els estudis a Barcelona i durant el temps que va passar a la ciutat comptal es quan va decidir que volia cambiar radicalment d’entorn i de vida. “ Volia viure una experiència a un lloc llunyà i radicalment diferent, i este lloc, volia que fóra Sudamèrica. Vaig buscar la possibilitat de fer un intercanvi i analitzant on podia continuar els estudis, vaig trobar la possibilitat d’anar a Brasil, en concret a Florianòpolis, a l’estat de Santa Catarina, al sud de Brasil”. I allá que s’en va anar.

Florianòpolis és una illa de 50 km de llarg i uns 15 km d’ample, aproximadamente, amb uns 900.000 habitants repartits per uns 20 barris al llarg de l’illa, per a ser una de les ciutats més importants de Brasil, “és relativament menuda”, explica Miguel. És una ciutat amb molt de contrast perquè es possible trobar des de la zona “rica” i turística al nord “on tenen casa per exemple Ronaldinho, Gustavo Kuerten (tenista), Lula (ex-president del país) fins zones al sud amb una pobresa prou acentuada”. Miguel afirma que la diferència de preus per la mateixa cervesa pot ser de fins 5€, que al nivell econòmic d’allà és moltíssim.

Li hem preguntat a Miguel per algunes anècdotes, detalls que ens pot contar de Brasil i de com es la vida quotidiana allà. Una de les que recorda es l’arribada durant el mes de febrer, “ just quan estaven en plenes festes de Carnestoltes. Jo havia de buscar un lloc per instal•lar-m’hi, cosa que no va ser gens fàcil. Allà, la setmana de festes, estan els comerços tancats, entre ells, les inmobiliàries, només vaig trobar una que ficava mil problemes a l’hora de llogar, em demanaven un aval d’un brasiler, un contrat de mínim un any, etc… Al final, per insistència, i crec que per pena, vaig aconseguir llogant-lo”, recorda amb un somriure.

“Quant a l’habitatge, res a vore amb els pisos que es poden vore per Europa, només en dir que al contrat quedava constància que hi havia un extra, i era que el bany disposava de rajoles a les parets! Per no dir que tindre una rentadora és un luxe, que per cert, jo no vaig disfrutar. Això sí, hi havia als patis unes piles on poder rentar la roba a mà. I en efecte, vaig haver d’estar 6 mesos rentant a mà”.

Avuí Miguel viu de nou a Castelló, pero no descarta noves experiències i noves destinacions. Nosaltres, Castellonenses en el Mundo, no el pedrem de vista. No ho faces tu tampoc i si coneixes a Miguel i els seus moviments, envians un missatge.