Cristina Capilla: Madrid cañí!!

  • Cristina Capilla, Castellón
  • 28 años
  • Madrid

Apasionada de viajar, conocer gente y vivir experiencias nuevas

 
Vivo en Madrid desde hace casi dos años (enero de 2010), vine aquí para hacer un posgrado en Información Internacional y países del Sur. Un curso especializado en comunicación para ONG y con una visión de periodismo humano. Más allá de lo que aprendí… lo mejor que me llevé de esa época fueron los compañeros (ahora amigos) y las personas que conocí en el camino, como mi pareja.
Descubrí que me encantaba viajar y vivir nuevas aventuras (y sobre todo, que era mucho más fácil acometerlas de lo que parece) a los 20 años. Fue de un modo completamente autodidacta que consistió en darme cuenta que necesitaba irme, trabajar un verano y ahorrar dinero,  comprarme un billete de avión a Londres y… ¡hasta pronto!


Por primera vez salí de mi casa (nunca antes había ido de intercambio a hacer cursos de idiomas ni nada por el estilo), sola y con una maleta y unos ahorros para vivir un mes. Si salía bien, me quedaba , si no me volvía. Afortunadamente salió bien y me quedé allí cinco meses, un  semestre académico sabático que me hizo darme cuenta de que a veces las obligaciones del día a día nos las tomamos más en serio de lo que son y que a veces hay que vivir la vida para tratar de ser feliz, sin hacer daño a nadie. Celebré allí mi 21 cumpleaños, hice amigos que se convirtieron en mi familia, conocí a gente de miles de nacionalidades (empezando por mis jefes palestinos que nunca olvidaré que me regalaron una tarta con mi nombre por mi cumpleaños) viví experiencias raras hasta decir basta… La Cristina de ahora no existiría si hace ocho años no hubiera vivido esa experiencia. 

En Holanda

Desde allí gestioné los trámites para irme a Madrid con una beca Sicue-Séneca al siguiente curso. (2005-2006). No conocía Madrid, más allá de una visita de fin de semana y me parecía una ciudad bastante caspa (siento que puedo decirlo porque ahora adoro Madrid y es una ciudad que siento ya como mía). En Levante tenemos inculcada un poco la idea de que Barcelona es genial y Madrid es muy cañí… (concepto que aunque inicialmente lo consideraba despectivo, es una de las cosas que ahora más me gustan de aquí). Y fue genial. No tanto a nivel académico (debo decir que ese curso no fue el más brillante de mi carrera) pero si a nivel personal. Conocí a muchos de los que ahora son mis mejores amigos y parte de mi familia: Rafa, Pilar, Eli, Clara, Tere, Marta… son las personas por las que nunca dejé de tener en mente mi regreso a esta ciudad inmensa y llena de posibilidades.  Aprendí que con 600 euros se puede vivir y pasártelo genial, recuperamos los guateques. Viví en un piso punky punky (con una casero hindú que nos subcontrataba el piso y que luego años más tarde fue el representante nacional de Bangladesh en España) con mil historias asociadas a él de esas que no pueden dejar de contarse en cualquier reunión de amigos… Fue tan increíble que aunque volví a Castellón y estuve años allí trabajando en El Mundo Castellón al Día (el mejor trabajo que he tenido hasta ahora y de donde no sólo saqué experiencia sino amigos de los de toda la vida, (como Jéssica de la Ser), nunca me quité la idea de la cabeza de volver a Madrid.
Me costó 4 años dar el paso, pero finalmente lo dí. En 2010, hice de nuevo el macuto y me vine a la capital a cambiar de vida y a buscar nuevos retos personales y profesionales.

En Madrid

Los personales los he encontrado, los profesionales… en tiempos de crisis, aún no. Trabajo en una productora multimedia como redactora audiovisual y apoyo al departamento de producción, elaboro guiones para los vídeos publicitarios que hace la empresa, y aunque el trabajo me gusta… la empresa (una pyme) no pasa por momentos de bonanza económica y tienen problemas para pagar las nóminas: así que aproveho para decir que busco trabajo. Por si a alguien le interesa una comunicadora/publicita/periodista.
Me gusta Madrid y me encantaría establecerme aquí con mi chico, pero sueño con la idea de volver a hacer la maleta e irme a otro país. Me encanta Roma (ciudad donde estuve 20 días haciendo un curso de italiano en 2008) pero la espinita que tengo ahora clavada va un poco más hacia el Este… me llama Estambul. Fui hace unos años de viaje y me enamoré de su exotismo, de su mezcla de culturas, de su combinación entre ese modernismo brutal que hay en algunas de sus calles y esos rasgos autóctonos propios de los países islámicos (más allá de que Turquia vaya de laico).

FUTURO INCIERTO
No sé qué haré… Ahora mismo busco trabajo en cualquier lugar del mundo… así que puede que en breve haga otra entrada para castellonenses por el mundo.

Como buena periodista, Cris ha hecho todo sola. Ha escrito su articolo, tal y como quería contarlo y yo, se lo agradezco. Es una aventurera luchadora ( en la foto la vemos en Nueva York) y llegará hasta donde se proponga porque vale más caminar con el corazón que con las piernas. Desde Castellonenses en el Mundo, un fuerte abrazo Cris.

Anuncios

Lucía en Pourtsmouth ( Inglaterra)

 

  • Lucía Fernandez, La Vilavella
  • 22 años
  • Portsmouth (Inglaterra)

 

Lucía Fernández tiene 22 años y es de La Vilavella, el año pasado estuvo durante un año en Portsmouth dónde ha vuelto recientemente para acabar sus estudios. Cuando decidió irse el año pasado, la idea era de regresar después de dos meses, en realidad se iba con el objetivo de vivir una experiencia y poco más. Sin embargo, “cuando llevaba solo un mes viviendo allí ya había decidido quedarme para más tiempo e intentar buscarme un sitio allí”.

La opción de Portsmouth, fue debida a que Lucía conocía a Raúl, al que ya hemos conocido. La idea de encontrar a alguien conocido allí era atractiva, como también lo era el hecho de encontrar nueva gente, nuevas personas. “Para mí lo más duro fue estar lejos de mi familia y mis amigos de siempre, pero poco a poco lo fui superando. Hice nuevos amigos y empecé a hacer muchas cosas a la vez, con lo cual pasaban los días y ni me daba cuenta, no tenía tiempo para pensar”.

Otra de las dificultades importantes fue el idioma, “al principio también me resultaba complicado ya que sólo podía comunicarme para las cosas básicas, pero lo que es entender, más bien poco……pero también este obstáculo logré superarlo”.

Lucía sonríe cuando explica que fue en Portsmouth donde conoció al que se convirtió en su pareja, en febrero de 2011. “Cuando regresé a España antes del verano fue duro, él estaba allí y yo aquí, teníamos que turnarnos con los viajes para vernos”. Lucía ha empezado en septiembre la universidad en Castellón, Comunicación y Relaciones Públicas, pero el objetivo es acabar la carrera en Inglaterra, con su chico y sus amigos. “Personalmente, la experiencia me ha enseñado muchas cosas, me ha hecho cambiar. Conocer gente tan diferente, relacionarme con otros modos de pensar y de actuar, adaptarme a una cultura distinta, etc…para mí no tiene precio. Desde mi punto de vista, todos tendrían que hacerlo alguna vez en la vida porque una experiencia como esta, te ayuda a crecer y a madurar”.

¿Conoces a Lucía? ¿Has estado en Pourtsmouth? ¿Cuéntanos tu experiencia?

Katy en Leeds, Inglaterra

Hola compañeros de viaje, creo que Gran Bretaña es uno de los destinos preferidos de los castellonenses, y españoles en general, que se deciden por vivir una experiencia en el extranjero. Obviamente, la necesidad de aprender inglés en un mundo globalizado y competitivo como el actual, en el que además no es fácil encontrar trabajo, es uno de los factores que más influyen en esta elección.

  • Katy De Dann Braun, Castellón
  • 29 años
  • Leeds

Hoy quiero hablaros de Katerina de Dann Braun, Katy para los amigos y, aunque nadie lo diría, de Castellón.

A Katy la conocí cuando trabajaba en Radio Castellón de la Cadena SER, ella era cámara de Localia Castellón y por tanto, éramos colegas. Si tengo que describirla en una palabra diré que es simpática, porque no me acuerdo ni de una vez en la que Katy no estuviera sonriendo o bromeando por cualquier motivo. El cierre de Localia tv en 2008, debido a la maldita crisis económica de la que ya estamos saturados, invitó (u obligó) a Katy a tomar una decisión como la de ir “a descubrir un poco de mundo”.

Al principio se decidió por un simple curso de inglés veraniego en Dublin (Irlanda) para conocerse a ella misma y a su capacidad para desenvolverse con el inglés. “Uno de mis objetivos era además aprovechar ese verano para buscar trabajo en Dublín pero ya desde el inicio nos dijeron que el país estaba en grave crisis y que no íbamos a encontrar trabajo”.

Después de algunas semanas en Dublín, Katy volvió a Castellón y preparó más concienzudamente su viaje a Inglaterra, así que “en Octubre de 2009 me presentaba en el aeropuerto de Londres, Stansted, con dos maletas y una mochila a mi espalda, por primera vez en aquel país, y buscando un tren que me llevara a Leeds, donde tenía a una prima mía estudiando un Master desde hacía un mes”.

 

Sólo un mes tardó Katy en encontrar trabajo en una cafetería en Leeds en la que trabajó más de diez meses. “Lo que más me sorprendió de Leeds fue la amabilidad instantánea de las personas, intentando ayudarme allá dónde fuera desde el principio, sin pedirme explicaciones”. Katy considera que quizás la razón sea que en Leeds hay mucha gente como ella “ inmigrantes que alguna vez en su vida habían pasado por mi misma situación y a los que no les importaba dar una mano en lo que fuese”.

“Inglaterra es un país hecho de una mezcla de culturas de todas partes, donde no importa quién eres ni cómo vistes, sino que vivas tu vida a tu manera y sin preocuparte por el qué dirán”, describe Katy.

Por lo que se refiere a dificultades y miedos, Katy asegura que su experiencia en Inglaterra le ha ayudado a crecer por dentro y a saber enfrentarse a nuevas situaciones, no siempre fáciles, en soledad. Sin la ayuda de su familia ni del idioma. Como anécdotas asegura que “me robaron el teléfono, la cartera, pasé dos semanas con paperas, perdí tres vuelos por culpa de la nube volcánica….pero nunca lo ví como algo negativo, me ayudaba a aprender a reaccionar ante situaciones que no pueden controlarse y que, con perspectiva, no son graves”.

Lo más difícil de vivir en Inglaterra, como asegura Katy y ya explicaba Raúl, es el tiempo: “anochece a las 15:30 de la tarde en invierno y cuando no nieva, llueve”.

Este hecho, junto a la dificultad de encontrar un trabajo relacionado con la comunicación propiciaron la decisión de Katy de volver a España dónde se encuentra en este momento en el que sigue valorando la decisión de volver a Inglaterra, esta vez a Londres “por su elevada oferta laboral”.
Según nuestra querida Wikipedia, Leeds se encuentra en la zona norte de Inglaterra. Posee una población de 761,100 habitantes (2007 est.). Debe hacerse notar que este número incluye toda el área abarcada por la ciudad. Leeds forma parte de la zona urbana de Leeds-Bradford (LUZ), la tercera más grande del Reino Unido tras Londres y Manchester, con una población estimada de 2.4 millones de personas (2004),14 y junto con otros diez distritos locales forma la región de la ciudad de Leeds, que abarca 2.9 millones de habitantes.

¿ Conoces Leeds? ¿ Y a Katy? Envíanos tus fotos o tus comentarios? A Castellonenses en el Mundo.

Raúl Aleixandre, de Vilavella a Portsmouth

  • Raúl Aleixandre, La Vilavella
  • 25 años
  • Portsmouth

Raúl Aleixandre tiene 25 años y es de La Vilavella, en Castellón, por eso lo conozco desde que era pequeño. En un pueblo de poco más de 3.000 habitantes, es inevitable. He de reconocer que durante muchos años le perdì de vista. De hecho mis primeros recuerdos son ya de noches discotequeras porque Raúl ha trabajado durante mucho tiempo en el sector del ocio nocturno. “Desde que tenía 15 años he trabajado durante muchos fines de semana y veranos en bares y restaurantes, pubs o discotecas para ganarme la vida de alguna forma mientras estudiaba”.

Por lo que respecta al ámbito educativo, Raúl cursó un modulo de Gestión Comercial y Marketing en Vall d’Uixó, así como el Grado Superior. Incluso llegó a tener ofertas importantes de trabajo en una cadena de ópticas castellonense como “marketing assistant”. Aceptó el trabajo durante algunos meses en los que, además de trabajar por las mañanas, estudiaba en Castellón por la tarde.

En realidad era una vida frenética entre el trabajo, los estudios y los fines de semana de trabajo nocturno. “En realidad, a pesar de todo lo que hacía, las cosas me iban bien. Mis padres intentaban convencerme de que dejara el mundo nocturno por miedo a que cayese enfermo, pero yo estaba bien. Tenía mi coche nuevo, compraba ropa constantemente, conocía a un gran número de personas, ligaba mucho –sonríe- y viajaba siempre que podía”.

Un día, la vida y la feliz rutina de Raúl se vieron interrumpidas por un hecho que cambió su rumbo para siempre. Sucedió un sábado por la noche, yo lo recuerdo, Raúl y la que entonces era su chica fueron agredidos y atracados. No entraré en detalles porque ni los conozco ni creo que sean importantes por lo que concierne a este artículo, el hecho de incluirlo es porque fue importante para la trayectoria de Raúl. “Mi mentalidad y mi visión de la vida cambiaron después de ese día. Me dí cuenta de que quería hacer muchas cosas, vivir nuevas experiencias, viajar y ver mundo. Quería aprender idiomas, ser independiente y….vivir!”.

En febrero de 2008, Raúl se despidió de su gente, de su familia, de sus amigos y se fue a Inglaterra, donde hoy por hoy sigue viviendo. En concreto, Raúl decidió instalarse en Portsmouth por “está al sur del país por lo que ofrece un clima más templado aunque llueve continuamente, no es tan turístico como otras ciudades, está bien comunicado y es más económica que otras ciudades universitarias”.

Los inicios en Inglaterra fueron muy duros, “tenía poco dinero ahorrado de los meses en los que me dediqué a coger naranjas, mi nivel de inglés no me ofrecía demasiadas oportunidades, hacía frío, llovía siempre y no conocía a nadie”. Pero Raúl siguió adelante y encontró trabajo por horas en una Agencia de Catering. Este trabajo le permitió obtener los contactos necesarios como para encontrar trabajo en la propia Universidad de Portsmouth, en el bar de la universidad.

Desde febrero del 2010, colabora como Portsmouth Area Manager con una agencia española de gestión, alojamiento y cursos de inglés en Inglaterra. “Se trata de un servicio muy apropiado para facilitar a los estudiantes españoles su estancia aquí en Inglaterra: les recogemos en la estación, les acompañamos a la casa que tienen reservada y les indicamos las cosas más importantes sobre como moverse”.

Por otra parte, el trabajo en el bar dela Universidadle ha permitido cumplir uno de los mayores sueños de su vida: viajar. “He estado en EEUU, en Tailandia, en varios países de Europa como Irlanda, Noruega, Alemania, Francia, Italia, Grecia o Croacia entre otros y tengo proyectados viajes a Australia ola India”. Raúl asegura que viajar le llena como persona y le ayuda a crecer.

Por otra parte y gracias al trabajo en la Agencia, hace un año, conoció a su pareja Mª José, de la que hablaremos en próximos articulos de Castellonenses en el Mundo. Es de Madrid y se trasladó a Inglaterra para aprender inglés. “Vivimos juntos, compartimos todos y nos llena de ilusión planear el futuro”.

Raúl, como casi todos los que optan por este tipo de experiencias hecha de menos su tierra y su gente. “Mis padres, mi hermana y mis amigos siempre me han apoyado y han estado ahí en todo momento. Nunca les podré agradecer lo suficiente la fuerza que me mandan cada día desde la distancia”.

Raúl no descarta volver a España dentro de unos años, si las oportunidades laborales lo permiten. Hoy por hoy es feliz y recomienda este tipo de experiencias porque “ayudan non solo a aprender un idioma sino a aprender una cultura, a conocer gente, a ser independiente y a crecer”.

Lo más satisfactorio de esta pequeña entrevista con Raúl es el hecho de que haya confesado haber soltado algunas lágrimas al recordar algunos de los pasajes que le han llevado hasta donde está. En septiembre iniciará un nuevo curso en la universidad ya que ha superado el examen de acceso y las cosas, aunque no han sido fáciles, no pueden irle mejor.